“Para romper

las reglas

primero hay que

dominarlas”