El sudor debe ser resultado de un trabajo enfocado, planificado e intenso, no consecuencia de movimientos físicos, al azar, sin enfoque, ni planificación.

Sudor inteligente